sábado, 26 de marzo de 2011

La extraña conexión entre Nick Cave y Tom Waits

Nick Cave es un cantante australiano que apareció en el panorama musical a finales de los 70. El que suscribe esta reseña los conoció con un grupo llamado “The Birthday Party”. Sus actuaciones parecían la mezcla de unos pollos descabezados con la niña del exorcista, y la música era lo más parecido a un gallinero en una serrería, pero en aquellos días nos parecía que tenía algo nuevo que no tenían los demás; eran insolentes, oscuros, alcohólicos, drogadictos, violentos, y sus canciones hablaban de todo aquello. En Berlín deshizo el grupo y creó uno nuevo, The Bad Seeds, donde la temática era la misma pero la música tenía un punto de madurez superior, eran realmente buenos y se convirtieron en un grupo de culto, hasta la actualidad (no pretendo aburrir con una biografía que puede consultarse en Google)
     Tom Waits empezó en 1967 con unas canciones inspiradas en la generación beat (Kerouak y su “On the Road”) y unos conciertos famosos por sus interminables introducciones – pero no por ello malas – entre canción y canción, como hacían Frank Sinatra, Sammy Davis Jr. y el gran Dean Martin, pero sin el glamour que desprendían estos, pero con las mismas dosis de alcohol sobre el escenario que ellos y con un humor mucho más ácido. A Tom Waits, algún crítico pedante – pero no por ello malo – lo ha tildado como el cantautor de los excluidos de la sociedad americana (del norte, se sobrentiende) y quizás lo sea, pero lo cierto es que sus melodías son entrañables.
     Existe un CD pirata con canciones de los dos, sólo de ellos dos, presentado como un trabajo conjunto, pero no es oficial y los autores, aunque no han demandado al autor, no suscriben el trabajo. Tanto Tom como Nick son dados a colaborar con otros artistas, pero nunca lo han hecho entre ellos. El americano (del norte) viste casi como un harapiento mientras que el australiano es la personificación del buen gusto en el vestir (como pudimos comprobar en el FIB del 2005) Los dos están muy comprometidos con diversas obras benéficas, y a los dos les revienta que sus melodías aparezcan en anuncios publicitarios.
     Ambos artistas también han flirteado con el cine, Waits con más fortuna que Cave – creo que es mejor actor, sobre todo en su papel junto con Benigni y Lurie en “Bajo el peso de la ley” 1986, de Jim Jarmusch; frente a Cave en “Johnny Suede” 1991, del mismo director – y esta es la conexión que existe entre los dos: el director de cine, Jim Jarmusch. Y no porque hayan trabajado más o menos veces con el director, sino porque los tres son miembros de la sociedad secreta “Hijos de Lee Marvin”, una especie de hermandad creada por el director de cine para congrerar a todo aquel que tenga un parecido razonable con el insigne actor o crea que es hijo de él. Sí señor, Tom Waits y Nick Cave se conocen sólo por eso.
  
De izquierda a derecha: Nick Cave, Tom Waits, Jim Jarmusch y Lee Marvin

1 comentario:

  1. Buena información, lastima que no vaya acompañada de música como la de abajo.

    ResponderEliminar